Saltar al contenido

Tipos de Custodia Compartida

Tipos de Custodia Compartida

Existe la creencia popular de que existen distintos tipos de guarda y custodia.

Sin embargo, esto no es así. De hecho, existen varias con la finalidad de proporcionar soluciones específicas para muchos de los casos que existen de separación de padres con hijos.

Las mismas pueden basar sus estatutos según cuestiones como: Residencia de los padres, tiempos para alternar la estancia con el descendiente, entre otros que buscan garantizar el derecho del hijo (y de los padres, por supuesto).

Estas clausulas están definidas en el convenio regulador, y permiten mantener el orden de la decisión tomada por el juez, por parte de los progenitores.

¿Qué tipos de custodia compartida existen?

Según la ley, existen 4 tipos diferentes de guarda y custodia. Estos son los siguientes:

Custodia compartida con cambio de residencia: Consiste en que ambos padres mantienen todas las obligaciones y derechos que estos han venido manteniendo, sin alteración alguna. Tal cual se tratase de una familia que reside en la misma casa.

Sin embargo, esto no quiere decir que estos deban vivir en el mismo techo.

Los descendientes pueden sin problema alguno alternar su domicilio y residir en la casa del padre con el cual le corresponda estar en los períodos en los cuales están establecidos el acuerdo de guarda y custodia.

Custodia compartida conjunta con cambio de residencia: Se parece en gran medida al punto anterior, con la diferencia de que son los padres a quienes les toca compartir techo con el descendiente en la vivienda habitual.

Esto quiere decir que ambos progenitores alternan su residencia en dicho domicilio ya que al momento de efectuarse el divorcio, ha sido la residencia habitual, en el período de custodia a los hijos.

En ambos casos, los dos padres conservan tanto sus derechos como obligaciones en la custodia de los hijos. Las decisiones en cuanto a la rutina diaria corren por cuenta del padre con el cual les haya tocado convivir en el momento.

Custodia compartida por tiempo diferente de estancia de los padres: En determinadas situaciones familiares (como también laboral), los descendientes puedan pasar más tiempo con un padre que con otro.

Este tipo de custodia compartida se dan en casos que pueden venir dados por falta de tiempo, problemas de familia, como otras incidencias que pueden influir en la decisión de diferente estancia.

Custodia compartida simultánea: Se da en el caso de las familias en las que las viviendas están segregadas -es decir, separadas- o que están muy próxima una de la otra (casi al lado).

Esto permite que los hijos sean quienes decidan el tiempo que quieran pasar con cualquiera de los padres. Por supuesto, tomando en cuenta que no afecte su tiempo de cuidados por situación laboral u otras incidencias.

Este es normalmente el tipo de custodia compartida más difícil de conseguir. Sin embargo, es la que muchas personas consideran que es la que más conviene y favorece a los hijos.